ORGANIZACIÓN Y METODOLOGÍA

Las posibilidades de lectura que ofrece la presente obra son múltiples: tan variadas que podría decirse que su número tiende a infinito. De ahí que la personalización de la obra con su lectura… esa idea genérica y abstracta, en las Malas memorias se convierta en algo real. Será un itinerario particular que irá jalonando la experiencia de cada lector@, consiguiendo con ello abundar en la metáfora de la vida como viaje, de la obra como vida, del viaje como vida y obra.

La más sencilla de las posibilidades será la de la lectura lineal y continuada: sin duda, más inmediata en el caso de quienes lean en papel o formato .PDF; pero también ell@s encontrarán referencias que les remiten a otros capítulos durante la lectura de cualquiera de ellos. Estos enlaces son visuales para estos formatos: negrita y subrayado remiten a otro capítulo existente, que sólo habrá que localizar en alguno de los índices facilitados para ello; en el caso del formato web, con un simple clic estará cruzado el puente.

Así, podrá decirse sin temor a equivocación que de las Malas memorias no habrá dos lecturas iguales… hasta tal punto es relativa la percepción que se tiene de los sucesos, los lugares o las personas que en ellas aparecen.

Los nombres, apellidos y apodos que figuran en la tabla indexada, el índice genérico: son totalmente ficticios. Creados para preservar el anonimato de unas personas que nunca han existido como tales.

Negrita + Subrayado: remite a una entrada existente.

Sólo Negrita o sólo Cursiva: cuestiones de estilo, no referenciales.

Con la finalidad de crear un microclima (más bien un microcosmos) adecuado a cada uno de los capítulos, ha sido elegida una pieza musical que los acompañe: no se repiten compositores en el caso de las piezas clásicas, ni intérpretes en el rock, el jazz o el tango (salvo cuando hay variaciones en los grupos que acompañan al intérprete)… en todo caso, mínimas aliteraciones que no alteran el espíritu con el que se pretende acompañar cada escrito. Inspiración de musas: la música.

Se reproduce automáticamente en el formato web y existe un código QR para el papel o el .PDF, con la finalidad de que un dispositivo móvil facilite la banda sonora sin mayor dificultad. Huelga decir que se trata de versiones sugeridas: de ahí que aparezca el título y el autor/intérprete; cuando alguno de los vídeos propuestos haya sido suprimido, podrá ser sustituido por otro similar, sin mayores remordimientos. Por supuesto, respetamos derechos de autor y todo lo demás.

Si el presente volumen 1 pretende ser orientación y referencia, el volumen 2 es el navegador. Desde el 3 hasta el 6: el zoológico, las personas; del 7 al 9, las jaulas... lugares, sucesos y hechos dignos de mención. Quien quiera, pueda y sepa prescindir de las zarandajas con ínfulas intelectualoides que aparecen en el volumen 10… se ahorrará dolores de cabeza.

Las entradas no se repiten de un apartado a otro, sino que se remiten entre sí a través de pasadizos: para dar lugar con ello a una visión de conjunto, intercomunicada.

El lector entrará en cualquier apartado… a través de su narración va transitando caminos y senderos (como en el monte): curiosamente le llevan a lugares que se encuentran a su vez en otros apartados. Esta intercomunicación pretende dar una visión de conjunto, independientemente de por dónde se entre. Los apartados son excusas del horizonte, tras ellos se va encontrando el meollo… que nos lleva y nos eleva hacia otros paisajes.

La ordenación pretende ser dinámica. Facilita ordenaciones alfabéticas o cronológicas, teniendo en cuenta las siguientes pautas:

– Las personas que aquí aparecen son totalmente ficticias. Quienes se vean reflejad@s en el texto será por una mera cuestión de interpretaciones relativas. No es crónica, sino ficción. Sólo hay algunas salvedades, por lo excepcionales: Fernando Arrabal, Mario Benedetti, Javier Corcobado, Agustín García Calvo y José Luis Moreno-Ruiz. Utilizados aquí como símbolos para salvar las distancias: hacerme entender desde un país tan diferente de Uzbekistán.

– Los lugares constituyen invenciones. Al igual que las personas: si tienen un correlato en el mundo real, éste se encuentra únicamente en los ojos del lector-voyeur.

– Las fechas son respetadas en la medida que lo permite el Sr. Alzheimer.

– Sobre hechos y acontecimientos resultaría burdo y baladí decir que se trata de una narración subjetiva y por lo mismo sesgada. Aquí se trata de establecer unos paradigmas que den lugar a una interpretación cosmológica adecuada. De ahí que los acontecimientos sean importantes por clarificadores o sugerentes, pero no por sí mismos: en la mayor parte de los casos no dejan de ser meras escaramuzas de intrahistoria.

Metáforas y símbolos, más que sucesos. La situación y sucesos políticos… más alguna excepción, son utilizados como herramientas para una mejor comprensión, simplemente.

Guerra, dictadura, transición, “democracia”. He resumido este recorrido geográfico sirviéndome de la clave política antedicha para que al lector le resulte más inteligible, pero únicamente se trata de metáforas. No hay una correspondencia con hechos históricos. Simplemente es pedagogía para mejor acercar el contenido a vuestro contexto histórico. Hechos que se repiten en multitud de países durante la Historia contemporánea; pero son sólo símbolos, sin nombre.

Al igual que las personas que aparecen, todas ficticias. Se trata de energías inaprehensibles que intento acercaros gracias a estas figuras: por lo que representaron en vuestro país. Pero no se busquen por ello significados planos o inmediatos. Son recursos poéticos.

La manida, archiconocida y tópica metáfora[1] de la vida como viaje: aquí le daremos una vuelta de  tuerca. El viaje tiene dos componentes: estático y dinámico. El viaje no es el viajero ni el trayecto, sino el contacto de ambos[2]. Por eso el viajero es estático, aunque cambiante… ante él, como una proyección[3] van desfilando las experiencias, las vivencias.

Dicho de otra manera: el individuo es el sujeto que evoluciona a través del itinerario. Este sujeto, simultáneamente agente y paciente… se va perfilando, concretando y definiendo a medida que transita por el camino. Por eso le daremos una vuelta de tuerca a la metáfora de la vida-viaje: aquí distinguiremos entre quien viaja (su esencia) y todo cuanto le va ocurriendo (las circunstancias)… en parte integrado para continuar el camino[4] y en parte dejado de lado, no aprehendido o tenido en cuenta[5].

En resumen, tendríamos la base estructural a partir de la que se concreta el resto: es lo que llamaremos el imprescindible chasis sobre el que tendrá lugar la construcción del resto. También tendremos todo lo que se irá añadiendo por la evolución natural de los acontecimientos… La carrocería alberga viajeros, personas. El paso del tiempo y las circunstancias: lo que podríamos llamar los embellecedores… accesorios de la personalidad que van adquiriéndose en forma de conocimiento de lugares y hechos relevantes a lo largo de la vida.


VOLÚMENES, CONTENIDO: PLAN DE LA OBRA

Ahora bien, para tener un recorrido que no sea improvisado, necesitaremos un punto de arranque. Es éste a partir del que comienza el viaje: el kilómetro 0cuadros y plan de la obra. Es el Volumen 1

La obra constará de cuatro partes:

1) Chasis: anclaje espacio-temporal alrededor del que se vertebra el conjunto. Armazón imprescindible para circular. Sobre él se aguantará esa superestructura que es la vida… Será el Volumen 2

2) Carrocería: lugar destinado a los pasajeros en el interior. Todo esto es la salsa que acompañará al conjunto… irá guisándolo al tiempo que aparezca: sin ella la vida sería una cáscara vacía. Volúmenes 3 al 6

3) Embellecedores: adornos de interior (antros) y exterior (sucesos: lugares, hechos, circunstancias). Los Volúmenes 7 al 9

4) Financiación: posibilidades de la puesta en marcha… continuando con la metáfora automovilística. En realidad, sus presupuestos metafísicos. Concluye así la obra: Volumen 10


Éste es en esencia el plan de la obra… aunque después haya conexiones entre los compartimentos, que no son estancos. Se integran en una realidad cuyo sentido no es otro que el del conjunto de la vida. Se mueve, como lo hacen un pan o un vino al fermentar… se trata de un elemento vivo más allá de mi voluntad o mis designios. Una vida tiene vida propia, no se reduce ni se restringe a la voluntad de sus protagonistas, ni a los hechos protagonizados por quienes se encuentran en ella.



malas memorias (mitológicas y profanas)

KILÓMETRO 0

CUADROS Y PLAN DE LA OBRA

VOLUMEN 1

malas memorias (mitológicas y profanas)

CHASIS

desde 070 hasta 136

ARMAZÓN IMPRESCINDIBLE PARA CIRCULAR

fragmentos con su tiempo y su espacio, sus aprioris

HORIZONTES

Angren (AN)

Bukhara (BU)

Chirchiq (CH)

Djizaks (DJ)

Jizzakh (JI)

Kagan (KA)

Samarcanda (SA)

Zarafshon (ZA)

Zurrapa (Representa al resto del mundo, sin identidad concreta
por motivos circunstanciales: al mundo entero con esas 8 excepciones)

VOLUMEN 2

malas memorias (mitológicas y profanas)

CARROCERÍA - TOMO I

desde “AARÓN” hasta “Claudio BURRO”

PASAJEROS EN EL INTERIOR

 [Revolotean, son la vida misma que viene a quitar las telarañas de los anclajes]

PERSONAS. Carecen de aprioris. Cuantos más tienen, menos personas son:

en la medida que uno se deja llevar por los aprioris, va dejando de ser persona

VOLUMEN 3

malas memorias (mitológicas y profanas)

CARROCERÍA - TOMO II

desde “Clotilde PACA” hasta “José César SOSO”

VOLUMEN 4

malas memorias (mitológicas y profanas)

CARROCERÍA - TOMO III

desde “José Leandro FACUNDO” hasta “Pabloski

VOLUMEN 5


malas memorias (mitológicas y profanas)

CARROCERÍA - TOMO IV

desde “Paco HIGO” hasta “Yoni

VOLUMEN 6

malas memorias (mitológicas y profanas)

EMBELLECEDORES - TOMO I

desde “6 países” hasta “El garaje”

ADORNOS DE INTERIOR Y EXTERIOR

 [Nos salvan del espacio y del tiempo]

INTERIORES: Su puerta es la frontera desde la que se accede a un

lugar fuera, utópico y atemporal. Los ANTROS volatilizan los aprioris

EXTERIORES: Tienen contexto, pero no aprioris. Se localizan y desarrollan

en un tiempo y un lugar, pero no gracias a ellos (espacio y tiempo).

Para los SUCESOS, LUGARES y GRUPOS los aprioris sólo son cáscara

VOLUMEN 7

malas memorias (mitológicas y profanas)

EMBELLECEDORES - TOMO II

desde “El maquinista” hasta “Macaco”

VOLUMEN 8

malas memorias (mitológicas y profanas)

EMBELLECEDORES - TOMO III

desde “Maldición” hasta “Zimiar”

VOLUMEN 9

malas memorias (mitológicas y profanas)

FINANCIACIÓN

desde 001 hasta 069

PRESUPUESTOS... METAFÍSICOS

VOLUMEN 10


 

[1] Pero no por eso menos válida.

[2] Igual que el sabor de la manzana para los empiristas.

[3] De stasis bergsonianas.

[4] Con lo que pasa a formar parte del mismo.

[5] Por tanto, constituyéndole y caracterizándole por oposición.

Please publish modules in offcanvas position.

Free Joomla! template by Age Themes



Todavía no tienes una cuenta? Regístrate ahora!

Entra a tu cuenta